Rehabilitar edificios antiguos, una labor necesaria

27 noviembre, 2016
Rehabilitar edificios antiguos, una labor necesaria

En España hay una cantidad importante de edificios antiguos, edificados a mediados del siglo XX y que después de más de medio siglo apenas han sido reformados o rehabilitados. No es conveniente jugar con fuego en un aspecto como éste. Por muy desgastados que estén, sigue habiendo gente viviendo en ellos. Personas que podrían estar en peligro si nadie pone sobre la mesa la posibilidad de rehabilitar el inmueble.

Por eso es necesario revisar el estado de nuestro edificio de manera periódica. Especialmente si, como digo, tiene varias décadas. Y también resulta muy importante no fiarse de las apariencias, ya que en muchas ocasiones no nos empezamos a preocupar hasta que vemos la primera grieta y a veces en ese momento ya es tarde para acometer las obras necesarias para garantizar de nuevo la seguridad.

Vivo en una comunidad de propietarios que ya cuenta con varias décadas de antigüedad. Este año, después de algunos años, he alcanzado la Presidencia y he podido comprobar de primera mano los verdaderos problemas de mis convecinos: problemas que tienen que ver con el desgasto que sufre la estructura del edificio y que invitaban de manera urgente a llamar a los mejores expertos para iniciar una rehabilitación cuanto antes.

Estaba decidido a que el tema no se me quedara grande y a darle, por tanto, una solución de primer nivel a los vecinos. Por eso comencé una búsqueda pormenorizada de empresas dedicadas a la rehabilitación y reforma de edificios. Quería gente seria y que nos ofreciera algo que de verdad garantizara la estabilidad del edificio a largo plazo. Si además de ello el presupuesto no se salía de lo que deseábamos, mejor que mejor.

Grupo Navitec cumplía todos los parámetros que deseaba encontrar. Se trataba de una empresa en cuyos propósitos se encontraba la rehabilitación de edificios como el nuestro y que se encontraba compuesta por todo tipo de profesionales: desde albañiles y electricistas hasta metalistas y pintores. Con una coordinación entre todos ellos, estaba seguro de que tendríamos una rehabilitación rápida y eficaz.

Descolgué el teléfono y llamé al número que aparecía en la página web. Comenté el problema que padecía nuestro edificio y el profesional que me atendió me aseguró que en unos días los trabajadores de la empresa estarían en nuestra dirección para verificar los daños y para darnos un presupuesto aproximado. Y así fue. Efectivamente, los muchachos notaron que existían evidencias que hacían necesaria la rehabilitación.

Justo a tiempo

Visto con la perspectiva que da el tiempo, puedo decir que localizamos el problema justo antes de que comenzara a ser irreversible. Así nos lo comentaron los trabajadores de Grupo Navitec, que se encargaron de acometer la rehabilitación completa del edificio durante algunas semanas. A medida que iban desempeñando la tarea me informaban de cómo iban las cosas, algo que agradecí enormemente ya que necesitaba contarles a los vecinos todo lo referente a la evolución de las obras.

Por fortuna, todo acabó felizmente para nosotros. Las reformas habían sido efectuadas en varias materias y lugares: tejados, fachadas, paredes…e incluso habíamos aprovechado la ocasión para la instalación de un ascensor, algo de lo que carecía el edificio y que empezaba a ser una cuestión interesante teniendo en cuenta la elevada edad de muchos de los vecinos.

Recuerdo que los primeros días después del final de las obras llegaba al portal de la comunidad y no podía parar de mirarlo con orgullo. Habíamos conseguido evitar que el edificio se degradara de manera definitiva y por fin podíamos estar seguros de nuevo en nuestras viviendas. Muchos de mis convecinos me agradecieron el interés que había mostrado en un tema de tan vital importancia como había sido aquel y quedaron encantados con el nuevo aspecto que presentaba el edificio.