Peleas comunitarias hasta en las fiestas

7 octubre, 2016
Peleas comunitarias hasta en las fiestas

Supongo que la mayoría de nosotros conocemos lo que puede pasar cuando dos vecinos de una misma comunidad entran en conflictos, y si la comunidad es grande y hay dos bandos la guerra puede ser devastadora ¿verdad? Pues este año, en mi comunidad, casi tenemos una batalla campal y por una soberana tontería.

Como algunos sabréis, a finales de agosto se suelen hacer casi todas las fiestas en las comunidades de vecinos. Es una chorrada porque no es que ayuden a unir a la gente pero, en teoría, esa es su función. En mi comunidad, como tenemos piscina y una buena zona para poner mesas, siempre organizamos juegos durante todo el fin de semana, para niños y adultos, y luego, el sábado solemos cenar todos en las mesas que bajamos y ponemos lucecitas de adorno y todas esas cosas.

Este año, para unirnos más, habíamos propuesto que cada familia llevara un plato diferente, luego pondríamos una mesa larga enorme y en lugar de sentarnos a cenar iríamos picando de aquí y de allá, como en los cócteles. Así sería más una fiesta de todos juntos porque cuando cada familia se sienta en su mesa y come, al final, no estás cenando con todo el vecindario, sólo con tu familia.

Hasta ahí todo correcto pero, de pronto y sin venir a cuento, una familia non está de acuerdo porque no tiene tiempo para preparar nada, otra familia que decía que para que todo el mundo pruebe cada plato habría que hacer demasiada cantidad de comida, otra familia que decía que podríamos hacerlo por bloques y otra que decía que a ver si unos se gastaban más dinero y otros menos… Al final dos bandos y una pelea brutal por una soberana tontería.

Y lo solucionamos gracias a mi hija

Lo que no es lógico es que queramos montar una fiesta y tenerla en paz y que por una discrepancia en la organización se vaya todo a freír espárragos o se haga de mala gana. Al final, mi hija que parece que no pero piensa mucho, contacto con esta empresa de catering en Tenerife llamada Magcatering y les pidió presupuesto para organizar un coctel para 60 personas, niños incluidos, en la urbanización y la verdad es que estaba muy bien. Se propuso en asamblea y se aceptó la propuesta.

Al final creo que esto será una tónica de todos los años porque evitamos las peleas y cenamos todos juntos, que es lo que se pretende.

De hecho, la gente ha quedado tan contenta que están pensando en poner todos los meses dos euros más de comunidad por vecino, que al año son 24 euros por unas 30 familias, 720 euros en total. Quieren invertir ese dinero en el catering, colchonetas hinchables para los niños e incluso en alguna empresa de animación. Incluso el presidente de la comunidad ha dejado un cartel en la portería de todos los bloques diciendo que entremos en este artículo donde se dan ideas para montar fiestas en urbanizaciones de cara al año que viene. Vamos, que de tener aquí montada una guerra con trincheras se ha organizado todo un comité de festejos. Impresionante.