La custodia de los animales de compañía

2 marzo, 2018
La custodia de los animales de compañía

En cualquier divorcio con hijos se producen serias discusiones sobre la custodia o el derecho de visitas a los mismos que acaban llegando inevitablemente a los juzgados, a no ser que el divorcio sea de mutuo acuerdo, que en este caso a pesar de que se acude al juzgado el juez se limita a aprobar el convenio si cumple con el Código Civil.

El punto al que queremos llegar es que el Derecho regula las relaciones de familia de manera bastante exhaustiva. Y aunque se pueda pensar que el Código Civil y las leyes de las comunidades autónomas dejan vacíos legales, la verdad es que son suplidas con creces por los Tribunales con su jurisprudencia.

No podemos esperar que las leyes establezcan una solución para todos los supuestos de hecho, ya que la sociedad avanza mucho más rápido que las normas jurídicas. La sociedad genera nuevos problemas que no son contemplados por la Ley porque estos problemas no existen cuando se redactan las leyes.

Además hay que tener en cuenta que el proceso para redactar o modificar una ley es bastante largo, ya que se tienen que poner de acuerdo los grupos políticos, tienen que buscarse soluciones para que no existan contradicciones, y cuando todo está listo debe de aprobarse por el Congreso y el Senado. Todo esto lleva su tiempo, durante el cual ocurren nuevos sucesos que no se regulan en la norma.

La sociedad ha avanzado mucho en cuanto derechos de los animales, ya que ya no se consideran una “res simple”, es decir, una cosa. Hasta hace poco los animales de compañía eran considerados como cosas. Actualmente se consideran seres dotados de sensibilidad, un concepto que a pesar de que genera dudas, supone un gran avance.

Hoy vamos a hablar de un tema conflictivo y sin regulación alguna, que acaba llegando a los juzgados frecuentemente. Nos referimos a la custodia de los animales de compañía en el caso de ruptura de parejas con animales en común. Este tema no es pacífico, y son asuntos que hay que ver caso por caso, aunque hoy os contamos las generalidades.

Esto es lo que sabemos a falta de una profunda reforma

El portavoz de los ‘populares’ en la Cámara Baja, Rafael Hernando, ha explicado que el objetivo es que las mascotas dejen de ser consideradas cosas en la legislación española y darles “un rango diferente”, lo que les otorgará “más protección”. Hernando ha señalado que los animales domésticos, deben contar con derechos, aunque ha recordado que esta situación “también implica obligaciones para los tenedores de animales”.

El texto del PP busca modificar varios artículos del Código Civil relativos al convenio regulador en los divorcios, separaciones o nulidad matrimonial, con el objetivo de añadir nuevos puntos que regulen el destino de las mascotas en el que, según el texto que proponen, debe primar el interés de los miembros de la familia y del bienestar del animal, “pudiendo preverse el reparto de los tiempos de disfrute si fuere necesario”.

Los ‘populares’ también pretenden evitar que los animales de compañía puedan ser embargados a sus dueños ante impagos de rentas, que las mascotas no entren en el pacto de extensión de la hipoteca y propone incluir como bienes inmuebles los viveros, palomares, criaderos o colmenas, entre otros hábitats animales, siempre y cuando el propietario los haya colocado o los conserve con el objetivo de mantenerlos unidos a la finca y formando parte de ella de un modo permanente.

El PP ha denunciado que, en la sociedad actual, los animales son apropiables y objeto de comercio entre los hombres. “La relación de la persona y el animal, sea éste de compañía, doméstico, silvestre o salvaje, es una relación de propiedad privada, si bien ha de ser modulada por la cualidad de ser dotado de sensibilidad sobre la que recae dicha propiedad”, apunta el documento, recogido por Europa Press.

“Así, tanto las facultades de uso y disfrute del animal, como la de disposición sobre el mismo, han de respetar tal cualidad”, apuntan los ‘populares’, que señalan que, en este caso, el dueño deberá de ejercitar dichas facultades atendiendo al bienestar del animal, evitando el maltrato, el abandono o la provocación de una muerte cruel e innecesaria.

Esta iniciativa del PP llega después de una proposición no de ley de Ciudadanos, debatida y apoyada por la mayoría del Congreso en febrero de este año, y que abrió el debate sobre esta materia. La formación naranja también estuvo respaldada por 243.000 firmas a través de la plataforma digital change.org que se hicieron llegar a la Cámara Baja.

En cualquier caso, dado que no hay una normativa estable, tenemos que acudir a despachos de abogados que conozcan el derecho de familia y sepan dar solución a estos temas. Es el caso de Hernández y Díez Abogados, n despacho de abogados multidisciplinar ubicado en Santa Cruz de Tenerife, con un equipo altamente cualificado capaz de dar respuesta a problemas judiciales y extrajudiciales gracias a su conocimiento en distintas ramas del derecho.