El número de parejas que acuden a terapia aumenta cada año

27 octubre, 2014

IMGP1682

El estrés, la monotonía, la múltiples decepciones que trae la vida consigo mismo y mil granitos de arena más que se van sumando poco a poco hasta hacer la gran montaña que algunos matrimonios ya tienen en sus vidas es lo que provoca la ruptura de miles de parejas anualmente y sólo unas pocas recurren a ayuda profesional para solventar y esquivar este bache.

En el Centro Médico Benviure tienen un departamento demás de 20 profesionales de la salud que ayudarán a superar las dificultades que van surgiendo día a día en la pareja. Se trata del mejor centro médico de Barcelona especializado en terapia de pareja y puede ser la clave para salvar un matrimonio.

Y es que cada vez son más los matrimonios que acuden a centros especializados para solicitar la ayuda que necesitan. Algunos con más vergüenza y otros con menos pero ¿de qué sirve esa vergüenza cuando se encuentra en el borde de un precipicio aquello por lo que has luchado durante tantos años?

Los pilares que en su día levantaron a la pareja y la amarraron al suelo pueden ser exactamente los mismos que ahora se hacen añicos porque cientos de grietas se han ido abriendo paso a través del cemento debido, en la mayoría de las ocasiones, a la falta de comunicación, y no nos equivoquemos, podemos hablar muchísimo y aún así tener falta de comunicación.

Muchísimas parejas hablan casi diariamente y tienen fuertes discusiones en las que exponen los puntos de vista de ambas partes pero, aún así, no se entiendes y eso es porque ene l fondo, ambas personas,  están esperando a que el otro termine de hablar para poder seguir hablando él mismo con lo que no escuchan realmente lo que la otra persona tiene que decirles.

La mayor parte de las peleas en el matrimonio comienzan por tonterías y se hacen bolas enormes cuando la comunicación que creemos que funciona correctamente no es en realidad la adecuada. A pesar de que no queramos reconocerlo , en el 90% de los casos, todos estamos seguros de que tener la razón y la verdad en nuestro poder por lo que no atendemos a las peticiones o razones de nuestra parejas ya que pensamos que carecen de sentido y esperamos, algunos pacientemente y otros interrumpiendo, a que terminen de hablar para poder luchar por nuestra opinión como si la vida nos fuese en ello cuando, probablemente, no tenga la más mínima importancia quién de los dos es el que lleva la razón.

Luego, poco a poco, la sexualidad de l apareja se va viendo afectada hasta que ya a penas hay relaciones y eso influye muchísimo en la situación sentimental del matrimonio.

Sin embargo hay que saber diferenciar si estamos ante una crisis de época, algo momentáneo, algo que se ha visto sobrepasado por la situación en la que nos rodeamos bien sea laboralmente, familiarmente o de pareja, y algo muy diferente es la crisis real, la insalvable, la que intentamos saltar pero nos damos de bruces con un muro de hielo de más de 30 metros de altura.

Si la pareja se quiere y sigue deseando estar junta todas estas crisis son superables pero debemos saber diferenciarlas correctamente porque no podemos tratarlas de la misma manera. Las crisis de época suelen tender a suavizarse cuando los problemas más acusados se van quedando en un segundo plano haciéndose menos presenciales y aunque hay que atacarlas de frente, también es verdad que pueden quedar aparcadas en el pasado y, en algunas ocasiones, pueden no ser motivo de rupturas, pero las crisis de pareja tal y como las conocemos, las que parecen no tener solución porque las opiniones o los puntos en común que antes se tenían ahora han desaparecido de todos y cada unos de los rincones de nuestras vidas, esas son las que pueden destruir una pareja si no se recurre a la empatía, al ponerse en lugar del otro y al escuchar de verdad, y muchas veces esto no es posible sin la ayuda de un profesional.

Por eso hay que dejar la vergüenza a un lado, y la chulería guardarla en un baúl, porque el futuro de la pareja no puede depender de la vergüenza o la incomodidad que creas sentir al solicitar ayuda.

Deja un comentario