Dar salida al stock de vivienda nueva en España

28 julio, 2016
Dar salida al stock de vivienda nueva en España

Toda persona dedicada al mundo de los negocios o al mundo empresarial lo primero que busca es obtener un buen beneficio, y para ello, cuanto mayor sea el número de clientes, mayores probabilidades tendrá de obtener un buen beneficio. El sector de la construcción fue uno de los que mayores rendimientos obtuvieron a finales del siglo pasado y comienzos de este, pero no fue ajeno a la coyuntura económica y debió tirar de las agencias de publicidad para dar salida al stock de vivienda nueva que generaba gasto. Fue el momento en que Publigar, en Albacete, y otras empresas publicitarias de España tuvieron que trabajar duro para que estos pisos no se deteriorasen al estar vacíos.

Y es que con la llegada del cambio de década, llegó también el inicio de la crisis económica que afectó a nuestro país, y uno de los sectores empresariales que más sufrieron sus efectos fueron las grandes empresas constructoras, sobre todo las que se dedicaban a la construcción de edificios para venta de viviendas, oficinas, locales comerciales, apartamentos, etc. Esa década para el mercado inmobiliario marcó un antes y un después, y para adaptarse, en un principio las ventas de todo tipo de inmuebles sufrieron un descenso generalizado en todo el país. Los promotores, al encontrarse con un amplio stock de inmuebles en su poder, fueron conscientes de que tendrían que adaptar sus precios a un nuevo tipo de mercado, más realista y más acorde con las nuevas condiciones impuestas por la sociedad; la ley de la oferta y la demanda, siempre en vigor, cada vez tomaba más fuerza, puesto que la oferta superaba con creces a la demanda existente.

Con esta bajada de precios del mercado inmobiliario, muchos promotores consiguieron vender  parte de sus pisos, apartamentos y locales, si bien muchos edificios quedaron a medio camino, pues en ocasiones los promotores no consiguieron la venta total del inmueble, lo que supuso unos tremendos trastornos y complicaciones legales a los nuevos propietarios, pues en muchos casos coexistían en el mismo edificio pisos cuyo titular era el promotor y pisos cuya propiedad era de los nuevos compradores, pudiendo ocurrir que el promotor fuese el propietario mayoritario de la comunidad, implicando esto problemas a la hora de constituirla, tanto de tipo económico como de organización o funcionamiento.

No obstante, como decíamos, muchos de estos pisos están encontrando ya salida y aquellos que tienen algo de dinero ahorrado para dar una entrada son los que se están beneficiando de este reajuste en los precios. Ahora son muy comunes las publicidades en los medios de comunicación de promociones de viviendas casi de lujo en zonas de la costa a unos precios casi irrisorios, como ocurren por ejemplo con la parte del norte de Lugo, donde con apenas 50.000 euros o menos uno puede hacerse con una casa con garaje y hasta con zonas comunes como pista de pádel o piscina.

Está claro que esta bajada de precios no conviene a todos, ya que aquellos que tenían ya una casa se lamentan de que esta haya perdido valor, pero el reajuste era más que necesario, y ya se sabe que nunca llueve a gusto de todos.