Comprar un piso en Segovia

28 septiembre, 2016
Comprar un piso en Segovia

La alegría de encontrar trabajo en estos tiempos como profesor universitario en Segovia fue grande, pero eso suponía hacer un cambio de domicilio, donde teníamos que pasar de Toledo a Segovia, no es que sea muy diferente vivir en una que, en otra, las dos son ciudades castellanas cerca de Madrid, pero había que buscar piso.

Ciertamente pensé que iban a estar los precios más aquilatados en Madrid, pero, aunque lógicamente están más baratos que en la capital de España, no están demasiado baratos. Por eso nos tocó buscar por Internet pisos en condiciones.

Como no conocíamos demasiado la ciudad, buscamos una inmobiliaria que tuviese buenas referencias y que pudiera ayudarnos a encontrar un piso no muy viejo y que estuviera en una buena zona. Dimos gracias a “San Google” con Segohourse los cuales fueron muy amables con nosotros y en la primera cita nos explicaron un poco todas las zonas de la ciudad castellana para saber cuál es la que podía adaptarse mejor a nuestras posibilidades.

Yo como profesor titular universitario y mi mujer como diseñadora web freelance, teníamos como objetivo que estuviera próximo de la universidad, ya que ella al no trabajar fuera de casa no tenía problemas por la proximidad al centro de trabajo.

Realmente en una ciudad del tamaño de la segoviana, como ocurría con Toledo, no hay demasiados problemas y todo queda relativamente cerca, por lo que cualquier situación era buena, siempre que fuera un barrio bueno y tranquilo, no solo con vistas al momento actual, también cara al futuro si decidiéramos tener familia, etc.

Después de la exposición, nos enseñó los 3 pisos que más se podían acercar a lo que nosotros buscábamos y nos encantó uno, que, si bien no estaba cerca de la Universidad realmente, si que estaba cerca del principal centro comercial de Segovia y que tenía unas calidades estupendas.

Una vez decididos, tocaba ir a los bancos, aunque ellos estaban bien relacionados y entre que los dos teníamos buenos trabajos y los contactos que tenían firmamos una hipoteca que nos tendrá amarrados los próximos 20 años como mínimo.

Nunca sabes cual es el momento en que decidirás comprar una casa

En fin, nosotros, los que siempre habíamos vivido de alquiler comprando una casa, quien nos lo iba decir ¿no? Al final como parece que Segovia puede ser destino para muchos años y estábamos cansados de pagar alquileres, nos animamos a hipotecarnos, aunque no nos haga mucha gracia que el banco nos tenga ahí, pero bueno, en la sociedad en la que vivimos y al precio que está la vivienda no queda otra.

En las últimas semanas hemos estado liados con el siguiente paso a comprar una vivienda y no es otro que el comprar los muebles, aquí (Muebles) Internet volvió a darnos las claves para poder amueblar la casa y contar con una vivienda a la última, todo en diseño del que se lleva ahora, teniendo lo minimalista muy presente y bastante luminosa.

Dejé a mi mujer que se encargara de la elección de los muebles, ya que tiene bastante más gusto que yo, donde no pienso perdonar es en las compras que me esperan y son las de los electrodomésticos, mi idea es en el comedor montar una TV de pantalla grande como mandan los cánones.

Ahora con la oferta que hay de televisores y home cinema, puedes tener casi una pantalla de cine por muy buen precio en tu propio hogar y no quiero perderme algo así. A ver si podemos estar 2 o 3 añitos así con tranquilidad y luego viene la familia, hemos dejado uno de los 3 dormitorios vacío en principio para el momento en que aumentemos familia.

Así que ya sabéis, si buscáis casa en Segovia o en cualquier otro sitio de nuestro país, la solución es buscar bien por Internet y de no conocer la zona buscáis una agencia buena que realmente os asesore y os diga cuales son las zonas que más se ajustan a vuestras necesidades y a las posibilidades económicas claro está.

En el poco tiempo que llevo en Segovia, ya he aconsejado a 2 profesores que vienen de Cádiz y Lugo que se pasen por la inmobiliaria a la que fui y les busquen algo que pueda estar majo, pues aunque de momento están de alquiler, también quieren comprar.