¡Baja la tele Ramón!

10 enero, 2017
¡Baja la tele Ramón!

No es extraño que conforme nos hacemos mayores nuestra audición vaya perdiendo calidad y no es nada de lo que avergonzarnos, el problema viene cuando esa pérdida provoca malestar en el vecindario… no sé si sabéis por dónde voy.

Puede que al principio no te des cuenta, incluso que tus familiares no lo aprecien demasiado, pero llega un momento en el que la hipoacusia se hace evidente cuando empezamos a subir demasiado el volumen de la televisión y seguimos sin escuchar claramente los diálogos de una película o cuando tenemos que hablar pegando gritos porque no nos oímos ni a nosotros mismos. Llegados a este punto, si no pones remedio es porque eres un tacaño, te da vergüenza o porque no tienes la economía suficiente como para comprar los aparatos necesarios que te faciliten la escucha.

El tema del dinero, desgraciadamente, no puedo arreglarlo yo pero con respecto a la vergüenza diré aquello que siempre decía mi madre: “vergüenza es robar”, o mejor aún, lo que digo yo a día de hoy: “¿te da vergüenza llevar sonotone pero no te da vergüenza que todos tus vecinos sepan lo sordo que estás por lo fuerte que pones la televisión?”

Además, hay muchos productos que pueden ayudarnos a escuchar mejor sin necesidad de recurrir al audífono clásico: desde auriculares para escuchar la radio o la televisión inalámbricos sin necesidad de subir el volumen del aparato y volver locos a tus familiares y vecinos hasta amplificadores que se esconden en el oído y apenas se ven.

Una de las mejores cadenas especializada en la hipoacusia y problemas de oído es Gaes y sus centros de Castellón y Valencia son todo un  ejemplo a seguir, tanto por la atención que dan a sus clientes como pro la implicación que ofrecen en cada uno de los casos. Este centro tiene una serie de audífonos en Valencia que pueden adaptar a las necesidades de cada paciente.

Tipos de Audífonos

  • Audífonos endoaurales o intraauriculares: caben completamente en el oído externo y son usados en los casos de pérdida de audición leve a severa.
  • Audífonos retroauriculares: se usan detrás del oído y están conectados a un molde de oreja plástico que cabe dentro del oído externo.
  • Audífonos intracraneales: caben en el canal del oído y están disponibles en dos tamaños. El audífono intracanal está diseñado a medida para ajustarse al tamaño y a la forma del canal del oído y se usa en los casos de pérdida de audición leve a moderada severa. Los audífonos completamente en el canal están ocultos dentro del canal del oído y se usan en casos de pérdida de audición leve a severa.
  • Audífonos de bolsillo: los usan las personas con pérdida de audición profunda. EL audífono se adhiere a una faja o a un bolsillo de abercrombie y se conecta al oído por un cable. Son de gran tamaño y se usan sólo cuando otros tipo de audífonos no se pueden usar.

Subir demasiado el volumen de tu televisión puede molestar a tus familiares e incluso dañarles el tímpano pero si no eres capaz de pensar en ellos por eso de que “La confianza da asco” piensa en tus vecinos, que no tienen la culpa de tu hipoacusia y sufren contigo tu pérdida de audición.